Caravanas solidarias, con la buena voluntad no vale.

Foto de Javier Esteve Otegui

Tras las liberaciones de Alicia Gamez, Albert Vilalta y Roque Pascual, de las cuales nos alegramos enormemente, llega la hora del análisis de iniciativas como las “caravanas solidarias”.

Un artículo publicado recientemente en EL PAÍS traza una certera visión, por lo que aportamos algunos extractos:

Entidades y expertos no sólo ponen en duda los aspectos prácticos (poca relevancia de las caravanas) sino que critican también el fondo del asunto. No les gusta lo que representan las caravanas. Están fuera de lugar, dicen, y no encajan con la idea de cooperación tal como se entiende hoy: cambiar las estructuras de los países del Tercer Mundo para fomentar su desarrollo.

“Las caravanas han ido desapareciendo. Los materiales que se necesitan para los proyectos se compran en el propio país. Además, las buenas prácticas dicen que es mejor trabajar al máximo con la parte local. La caravana básicamente es logística, y ya no se trabaja así”, indica David Minoves, director general de Cooperación al Desarrollo y Acción Humanitaria de la Generalitat.

(…)  los expertos creen que hay un punto de exhibicionismo en las caravanas solidarias. No niegan la buena fe, incluso heroísmo, de sus integrantes, pero sostienen que estas excursiones en grupo hacen más mal que bien a la causa humanitaria. “Estas iniciativas suelen ser humillantes para los países receptores y no sirven para nada al desarrollo. Son irrelevantes”, tercia Antonio Sánchez, experto en cooperación no gubernamental.

La Cooperación al Desarrollo en los últimos treinta años ha profesionalizado sus prácticas para intentar evitar errores que en el nombre de la “buena voluntad” de la mano de la inexperiencia se repiten incesantemente por parte de los que nos acercamos a este mundo.

Conceptos como pertinencia, eficiencia, impacto, viabilidad… deben ser tomados en cuenta cuando intentamos cooperar.

Frases como “Es mejor hacer algo que nada” hacen mucho daño a la cooperación, porque la verdadera alternativa a hacer las cosas mal es hacerlas bien, siendo orientados por personas con experiencia y formación.

Escrito por Antonio Cabrera

Anuncios

2 pensamientos en “Caravanas solidarias, con la buena voluntad no vale.

  1. Estoy muy de acuerdo con Cabrera.
    Y unido a esto, todos debemos rechazar acciones de marketing tipo las que en su día hicieron Pepsi y RAM: consume mi producto y vacuno a mil niños…. Está claro, cuando no funciona, dejo de vacunar. Les importa muy poco los niños vacunados y mucho el aumento de ventas…..
    También hay que demonizar y señalar con el dedo a aquellas empresas que utilizan “SU solidaridad” para hacerse autobombo: tipo: “Nosequién” dona 100.000 euros a Haiti… Que los donen, pero que no utilicen el acto para su promoción… porque a lo mejor esos cienmil son el 0,00001 por ciento de su beneficio y lo único que pretenden es salir en prensa.

  2. Pingback: Bancaja compras ONG. Memoria anual FAMME 2009. Fin de la pandemia de gripe A. Voluntarios: la buena voluntad no es suficiente. Hospital de Elda y “Erati hoy es vida”. « El lobo iberico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s