Día Mundial de lucha contra la Malaria

El 25 de Abril es el Día Mundial de lucha contra la Malaria y nos sirve para recordar que esta enfermedad sigue amenazando al 40% de la población mundial. Su parásito infecta a más de 500 millones de personas cada año y causa la muerte de más de 1 millón. El África subsahariana soporta la mayor carga de paludismo, pero la enfermedad también afecta a Asia, América Latina,  Oriente Medio e incluso a partes de Europa.

Frente a mensajes  como los lanzados por el Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria diciendo que acabar con la malaria es fácil repartiendo suficientes mosquiteras impregnadas, Helen Epstein nos recuerda en su último artículo el peligro de encomendarnos a soluciones simplistas:

“Paul Russell, el principal responsable del programa de Erradicación de la Malaria, había prometido a la administración de Eisenhower  que los equipos de pulverización con DDT estrecharían los lazos de amistad con los aliados vacilantes por la Guerra Fría , estimularía el espíritu emprendedor de la población hasta ahora coartado por la malaria, abrirían enormes áreas de tierras fértiles para el cultivo, y fomentaría  el desarrollo económico para acabar con la pobreza y así estimular la demanda de  productos estadounidenses. Pero la campaña mundial del DDT resultó ser uno de los fracasos más famoso y costoso en la historia de la salud pública. Aunque en 1970 la enfermedad fue erradicada en dieciocho países, la mayoría se debió a que existía un control relativamente eficaz antes de que el programa comenzara. Donde la malaria había sido un problema difícil de manejar, el programa DDT tuvo poco efecto. Después de retirarse por unos años, los mosquitos de la malaria regresaron, pero siendo resistentes a los insecticidas, y en algunos lugares matando a más personas que antes.”

Por tanto, frente a problemas complejos no nos debemos dejar embaucar por las “balas de plata” que nos prometen acabar con ellos mediante una única solución. Ya desde 1920 los expertos de la Sociedad de Naciones recomendaban un abordaje global (drenajes de zonas pantanosas, acceso equitativo a la salud y a la educación, mejores viviendas…) que posteriormente fue abandonado por las recomendaciones a favor del DDT de la Fundación Rockefeller.

Para acabar, un homenaje a los Massukos, posiblemente el mejor grupo musical de Mozambique, cuyo percusionista Américo Miguel falleció en 2006 por malaria.

Escrito por Antonio Cabrera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s