Cuentos para el agua

El Maratón de Cuentos de Medicus Mundi estará dedicado en 2012, al agua un bien público global que no debe pasar a manos privadas.

El acceso al agua potable no es un privilegio, si no un derecho inseparable del derecho a la salud, que ha de ser garantizado por lo poderes públicos . Defendemos, por tanto, una gestión pública del agua porque es la única que puede garantizar el acceso universal y equitativo a la salud y al buen vivir de las personas.

En el Maratón participarán multitud de narradores que harán las delicias de los más pequeños acercándolos con los cuentos a realidades y vivencias diferentes a las nuestras y transmitiéndoles un mensaje a los niños y niñas que asistan de solidaridad con los más desfavorecidos y compromiso con un mundo más justo. Los niños y niñas asistentes podrán también jugar al Juego del Agua , para sensibilizarse sobre las consecuencias que tiene el no poder consumir agua en buen estado y la importancia de hacer un consumo responsable.

Tienes más información y el programa en la página web de Medicus Mundi.

Anuncios

Agua robada, papel mojado

Como cada 22 de marzo observamos el Día Mundial del Agua, que tiene su origen en la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo en 1992 en Río de Janeiro. Desde entonces, países miembros de la ONU, asociaciones y ONGD que promueven el agua limpia y hábitats acuáticos sostenibles utilizamos esta señalada fecha para llamar la atención hacia un problema cada vez más acuciante.

Ante la alarmante escasez de agua el ser humano lleva tiempo intentando fabricar lluvia. Y no es una fábula. De entre los ejemplos más recientes podemos destacar el del profesor Stephen Salter, científico de la Universidadde Edimburgo que patentaba allá por el 2004, ante la incredulidad de sus colegas, una máquina capaz de crear nubes . Ante el limitado acceso a este elemento vital (no en vano se dice que en un futuro próximo sustituirá al petróleo como fuente de conflictos cruentos entre Estados), Salter ingenió una turbina de 60 metros de altura que, accionada por el viento, aspira el agua del mar y la pulveriza en la atmósfera creando nubes preñadas de lluvia. El uso prudente de este peculiar artefacto podría, dicen, combatir la sequía en el planeta. Otra historia singular acontecida poco tiempo después, y no menos real que la de Salter, es la protagonizada por el italiano Bruno Tinazzo, que a sus más de 60 años atravesó a pie los652 kilómetros que serpentean el caudal del río Po. La hercúlea hazaña, publicada en la prensa internacional, fue ensombrecida por posteriores revelaciones: el río italiano sufre la peor sequía del siglo y pudo haber sido recorrido sin que el tenaz andariego llegase a mojarse la cintura.

© UNICEF/NYHQ2008-1027/Christine Nesbitt

© UNICEF/NYHQ2008-1027/Christine Nesbitt

Todo esto sucede en el Norte, en los llamados países desarrollados, donde aún damos por sentado el acceso al agua potable, pero ¿qué sucede en los países del Sur? A principios de mes hemos tenido noticia de que se ha alcanzado la meta del acceso al agua potable de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, esto quiere decir que desde 1990 se ha conseguido reducir a la mitad el número de personas sin acceso al agua potable. Según Naciones Unidas, por primera vez, casi el 90% de la población mundial tiene acceso al agua potable. Pero el problema de acceso al agua sigue todavía condicionando la vida 783 millones de personas, que aún carecen de acceso al agua potable. Además, Naciones Unidas reconoce que aún estamos lejos de alcanzar la meta referida al saneamiento y que es improbable que se haga para 2015: todavía 2,5 millones de personas carecen de servicios de saneamiento adecuados.

A pesar de que el 71 por ciento de la superficie terrestre es agua, sólo el 2,5 por ciento de la misma es potable. Como sucintamente explica la BBC, “la provisión de agua potable está disminuyendo a nivel mundial. Una persona de cada cinco ya no tiene acceso al agua potable. Casi una de cada tres no dispone de medios de saneamiento adecuados…”

La crisis del agua se agrava por la progresiva privatización, tanto en el Norte como en el Sur, de lo que, como el aire, es un bien natural imprescindible para la supervivencia humana y el equilibrio ecológico del planeta. Un ejemplo de ello lo tenemos enla Comunidad de Madrid, donde el Gobierno Regional pretende privatizar el Canal de Isabel II, la empresa pública encargada de la gestión de las aguas, lo que ha provocado una respuesta ciudadana que ha tenido su episodio más reciente con la consulta popular celebrada el 4 de marzo. Unos 178.000 ciudadanos votaron en esta consulta, de los que prácticamente el 99% se mostraron a favor de la gestión pública del agua en Madrid.

Con el pretexto de la crisis económica y de una supuesta mayor eficacia en la gestión, el gobierno privatiza bienes que pertenecen a la ciudadanía. Según datos de la Asociación Española de Abastecimiento y Saneamiento, el 36% de la gestión del agua está en manos privadas y el 11% está en manos de empresas mixtas.

Foto: Daquella Manera

Foto: Daquella Manera

La ONU, en su Declaración del Milenio, afirma que el agua debe mantenerse en el sector público. Algo que parece de Perogrullo y que, sin embargo, desde medicusmundi hemos de defender a la vista de las firmas transnacionales que imponen políticas fallidas basadas en beneficios empresariales, comprando los derechos de explotación de los manantiales con el fin de engrosar sus arcas. “Las más afectadas siguen siendo las poblaciones más empobrecidas”, informa la ONU, “ya que el 50% de la población de los países en desarrollo está expuesto al peligro que representan las fuentes de agua contaminada. Por otra parte, las disparidades entre el consumo en el Norte y en el Sur son alarmantes. Por ejemplo, los niños y niñas nacidos en países desarrollados consumen entre 30 y 50 veces más agua que los nacidos en países en desarrollo.”

El acceso al agua potable, reivindicamos, no es un privilegio, si no un derecho inseparable del derecho a la salud, que ha de ser garantizado por lo poderes públicos. Defendemos, por tanto, una gestión pública del agua porque es la única que puede garantizar el acceso universal y equitativo a la salud y al buen vivir de las personas.

Medicus Mundi

Los retos del agua

El agua, según la RAE, “…es el componente más abundante de la superficie terrestre y, más o menos puro, forma la lluvia, las fuentes, los ríos y los mares; es parte constituyente de todos los organismos vivos…”. El agua, imprescindible para la vida, el componente más abundante de la superficie terrestre y uno de los peor repartidos.

Javier Bravo, un agricultor boliviano amigo, nos daba otro significado para el agua, el que tiene para las personas que saben lo que es  no poder gozar de este recurso: “El agua para nosotros es una esperanza de vida”. Palabras que son reflejo de una realidad en la que 894 millones de personas carecen de acceso a agua en buenas condiciones, necesaria para beber, cocinar o poder llevar a cabo una higiene en buenas condiciones.

Naciones Unidas se centra este año para la celebración del Día Mundial del Agua en el reto que supone garantizar el acceso al agua en buenas condiciones en las ciudades, donde 1 de cada 4 personas no disfruta de este derecho y que están viendo incrementada su población en 2 personas cada segundo que pasa, dándose el mayor crecimiento en las zonas urbanas del mundo en desarrollo. Enfermedades como el cólera, la malaria y la diarrea lo tienen más fácil en condiciones donde existe falta de agua y buenas condiciones de saneamiento.

El agua. Un derecho humano según la resolución que en el verano de 2010 aprobó Naciones Unidas a instancias de Bolivia, que se esperaba que supusiese un impulso para la consecución de los Objetivos del Milenio, que en el Objetivo 7 (Garantizar la Sostenibilidad del medio ambiente), se plantean “reducir a la mitad, para el año 2015, el porcentaje de personas que carezcan de acceso sostenible a agua potable”. Una meta pobre, de por sí, porque aún cumpliéndose más de 400 millones de personas seguirían sin poder gozar del acceso al agua.

El río Beni a su paso por Rurrenabaque, en Bolivia. Fran Vega

Pero la gestión del agua nos enfrenta a retos a todos, no sólo a los países más pobres. Según la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento, el 33% de la gestión del agua en España está ya en manos privadas y el 13% en las de empresas mixtas. Se mercantiliza de este modo un bien de primera necesidad y organizaciones como Ecologistas en Acción llevan tiempo alertando de que se comienzan a plantear riesgos como el debilitamiento de los organismos públicos responsables de regular y controlar la planificación de los servicios del agua, la no reinversión de los beneficios en la mejora de la calidad del servicio u otros fines de interés social o la falta de perspectiva ante cuestiones medioambientales como la protección de los ecosistemas fluviales.

El agua es uno de los condicionantes básicos para gozar de una buena salud, por eso medicusmundi trabaja en proyectos destinados a mejorar el acceso a este bien de las poblaciones más necesitadas en el mundo desarrollo, centrando su acción en las zonas rurales, donde la situación es todavía peor que en las zonas urbanas y donde 4 de cada 10 personas no puede gozar de este derecho.

Fran Vega

El Blog Action Day y el agua

¿Te imaginas que por un día nos ponemos todos de acuerdo para reivindicar algo?

Eso es el Blog Action Day, promovido por Change.org en EEUU y por Actuable en España. La reivindicación de este año es el agua: queremos que todo el mundo tenga acceso al agua. Es indispensable para el desarrollo de las sociedades.

Desde medicusmundi madrid hemos decidido participar y para ello hemos escrito sobre ello aquí: El agua: un problema para 1.000 millones de personas.

La ONU reconoce como derecho humano el acceso al agua

Acabamos de leer en www.igua.es que la Asamblea General de la ONU ha reconocido el acceso al agua potable como un derecho humano básico.

El texto aprobado, propuesto por Bolivia, recuerda que más de 2.600 millones de personas viven sin instalaciones higiénicas adecuadas, lo que contribuye a que cada año muera más de un millón y medio de niños y niñas por enfermedades relacionadas con la falta de salubridad.

Foto: Samuel Sánchez

medicusmundi trabaja en sus proyectos de cooperación el acceso al agua y al saneamiento como uno de los principales condicionantes para gozar una buena salud. Nuestra organización ha participado en el proceso de cabildeo llevado a cabo para lograr este reconocimiento a través de la Iniciativa InFluye.

Esperemos que este reconocimiento sirva para dar impulso al trabajo para conseguir el acceso universal al agua en 2015, pues el ritmo al que se está trabajando para conseguir este Objetivo del Milenio es todavía lento: según leíamos en Canal Solidario con el nivel de inversión actual, el agua para todos se conseguiría, ¡en 2108!

Escrito por Fran Vega.