Enrique Revilla se despide de la presidencia de medicusmundi

El doctor Enrique Revilla se despidió el pasado sábado, 21 de junio, de la presidencia de medicusmundi en el transcurso de la Asamblea Nacional que se celebró en Teruel. El acto contó con la asistencia de los miembros de las juntas directivas de las diferentes asociaciones que forman la federación y algunos trabajadores de la organización.

El doctor Enrique Revilla finaliza su actividad como presidente de medicusmundi después de cuatro años de intensa tarea al frente de la organización de cooperación sanitaria, aunque continuará su vinculación con la ONGD como voluntario. Revilla concluye este periodo con la satisfacción personal de haber hecho durante todos estos años lo mejor para medicusmundi.

Aprovechando su estancia en Teruel, hemos querido hacerle una entrevista.

¿Cómo han sido estos cuatro años al frente de la organización?

Los recortes presupuestarios destinados a la cooperación al desarrollo empezaron a producirse de forma vertiginosa en el año 2010, año en el que fui elegido presidente de la organización. En estos cuatro años en medicusmundi hemos estado muy preocupados por el futuro de la cooperación internacional y por el papel que tendrá el sector de las ONGD. La situación de millones de personas vulnerables que requieren apoyo en su desarrollo, ya lo están notando, se prevé un retroceso en todo lo conseguido hasta el día de hoy. No solo el Gobierno español sino también las comunidades autónomas, ayuntamientos y empresas privadas han reducido e incluso suprimido la partida presupuestaria de cooperación. Desde medicusmundi hemos de seguir incidiendo en la importancia y legitimidad de la ayuda al desarrollo.

Personalmente, ¿qué le ha dado y qué le ha quitado la presidencia de medicusmundi?

Estos años han sido un reto. medicusmundi es una federación formada por 15 asociaciones distribuidas por todo el territorio nacional. La coordinación y el trabajo común que perseguimos en el campo de la cooperación internacional, beneficiando a las personas vulnerables, han sido complejos. Pero lo más importante es que he aprendido mucho con los compañeros que llevan años dedicando tiempo voluntario a ayudar a los demás. La visión general que te da el conocer a casi todas las personas de la organización y el trabajo que hace es muy enriquecedor. Por supuesto, me ha quitado tiempo para mi familia y me ha requerido una mayor organización en mi trabajo de médico de atención primaria en un centro de salud de Getafe en Madrid. Agradezco a mis compañeros de trabajo el apoyo que me han brindado para que pudiera atender mis múltiples compromisos con medicusmundi.

Enrique Revilla en el momento de su despedida.

El doctor Enrique Revilla en el momento de su despedida.

¿Con que dos palabras definiría el trabajo de medicusmundi?

El trabajo de medicusmundi es serio, comprometido y muy responsable con los más vulnerables.

¿Cuáles son los retos que debe enfrentar ahora mismo la organización?

Acabar de definir el papel que vamos a tener en este nuevo escenario de recortes sociales que estamos sufriendo en el territorio nacional. Tenemos el trabajo avanzado pero falta concretarlo. Lo llamamos “giro hacia el norte”.

¿Qué le dirías a cualquier persona que esté pensando en colaborar con medicusmundi?

Todo el mundo tiene un fondo solidario que muchas veces no sabe canalizar. En la ONG medicusmundi tiene la oportunidad de satisfacer esta inquietud. Mi propuesta sería que empezaran como voluntarios y tras conocer el trabajo de la organización estoy seguro de que acabarán con gran satisfacción personal al sentirse útil con ese compromiso solidario.

Por último, ¿qué vinculación va a tener ahora con medicusmundi?

Seguiré participando en la asociación de medicusmundi madrid y pasaré a ocupar el cargo de asesor, como todos los presidentes que cesan en el cargo, para seguir colaborando con la organización.

Un deseo…

“Que la salud sea un derecho al alcance de todas las personas”.

Entrevista realizada por Laura Quintín, de medicusmundi aragón.

 

Todos tenemos un compromiso con el tiempo que nos toca vivir

En la última asamblea de medicusmundi, celebrada en Teruel el pasado 21 de junio, el presidente de la organización, el doctor Enrique Revilla, hizo pública su decisión de cesar en el ejercicio del cargo, sin perjuicio de su firme intención de seguir vinculado al proyecto y prestarle todo su apoyo como un voluntario más.

En este mismo acto, la Asamblea designó a Eduardo García Langarica como nuevo presidente de la ONG. Eduardo es médico, titular de Atención Primaria en la localidad de Salvatierra/Agurain, se incorporó a medicusmundi Álava en 1992, donde participó en la formación de la Federación de Asociaciones Medicus Mundi España.

Además de haber viajado a países como Perú, Nicaragua y Mozambique para la realización de distintos proyectos de cooperación, ha participado en la Junta de Gobierno de la coordinadora de ONGD de Euskadi y es el impulsor de numerosos artículos y actividades relacionadas con la sensibilización y promoción de la solidaridad y cooperación al desarrollo en Álava.

Queremos compartir con todos vosotros su primera entrevista como presidente de medicusmundi.

¿Desde cuándo estás vinculado a medicusmundi?

Me incorporé a medicusmundi Alava en 1992. Siempre he estado en la comisión de Sensibilización y Educación para el Desarrollo, además de en la Junta de la asociación y la he presidido en dos “mandatos”. También he estado en la Junta de Gobierno de la Coordinadora de Euskadi en dos ocasiones, en el primer Consejo de Cooperación de Euskadi y ahora represento al consejo de cooperación del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz en el Consejo Social.

¿Cómo has visto la evolución de las ONGD?

Al principio se pasó de un modelo de cooperación basado en cubrir las llamadas “necesidades básicas” (educación, salud, comida…) a otro centrado en el desarrollo humano al que posteriormente se le añadió el término sostenible. Hoy estamos asistiendo a un retroceso al paradigma anterior incluso al de las necesidades básicas, basado en el crecimiento económico, en el supuesto de que si la economía crece se “derramará” sobre toda la sociedad. Esto ya se demostró falso en los años 70 y 80, así que no sé cómo van a conseguir que ahora se cumpla.

Las ONGD, sobre todo las que ya llevamos tantos años como medicusmundi, hemos pasado de hacer pequeños proyectos asistenciales financiados con fondos propios provenientes de cuotas de socios, donativos o recaudaciones a través de exposiciones o cosas así, a crecer sobre todo en complejidad técnica y en capacidad de ejecución de proyectos cada vez más grandes, gracias a la entrada de la financiación pública. Al mismo tiempo hemos aprendido que si de verdad queremos acabar con la pobreza y resolver la desigualdad que define la sociedad actual, no vale con proyectos de cooperación, que es más importante cambiar estructuras sociales en el llamado norte, por eso hemos ido dedicando más esfuerzo a la sensibilización y a la educación al desarrollo y ahora además a la búsqueda y propuesta de alternativas (comercio Justo, Consumo Responsable, Banca Ética, Soberanía Alimentaria, Decrecimiento…) al modelo social basado en el consumismo, insostenible social y medioambientalmente.

También hemos aprendido que hay muchos “sures” en el norte de la misma manera que hay nortes en el sur, que si somos coherentes con lo que decimos no podemos defender la Cobertura Universal en Salud a través de Sistemas Públicos de Salud para Mozambique por ejemplo y no hacerlo para España, donde se tiende a la privatización y no cubrir a todas las personas. Esto nos debe llevar a mantener posturas más “políticas” de crítica a lo que hacen los gobiernos aquí y allí en contra del derecho a la salud, a denunciar políticas injustas que aumentan la desigualdad. También nos debe llevar a unirnos a todos los movimientos sociales que defienden que otro mundo no solo es posible sino imprescindible y cada día más urgente. Hablo de organizaciones medioambientales, sociales, de defensa de derechos como la salud, educación, de los inmigrantes, etc. En definitiva debemos integrarnos en los llamados movimientos sociales emancipadores que proponen esas alternativas al modelo social de las que he hablado antes.

El doctor Eduardo García, nuevo presidente de medicusmundi en España.

El doctor Eduardo García, nuevo presidente de medicusmundi en España.

Eduardo, asumes la presidencia de una organización que lleva 50 años trabajando por el Derecho a la Salud, ¿qué implica para ti a nivel personal?

Una responsabilidad enorme y un reto ilusionante. Estos cargos, siempre tienen su carga, especialmente de responsabilidad. De momento ya cuesta dormir igual de bien que hace unas semanas pero espero irme relajando con el tiempo y que al final lo que quede sea el reto y sobre todo ser capaz de afrontarlo.

¿Qué retos/objetivos te marcas?

Que cuando acabe mi mandato de dos años, medicusmundi siga siendo al menos lo que es hoy, una ONGD de referencia en cooperación en salud. Por otro lado, que la nueva visión de la cooperación que queremos hacer y que hemos definido en el proceso de reflexión que cerramos en El Escorial en marzo y ahora en Teruel, nos permita crecer como Federación y a cada una de las asociaciones miembro no tanto en cuanto a los proyectos o programas que llevemos adelante o al dinero que seamos capaces de gestionar, sino como focos de desarrollo humano para cada uno de nuestros socios, voluntarios, trabajadores de medicusmundi y, como no, para todos los beneficiarios de nuestras acciones y las organizaciones del sur con las que trabajamos.

Seguimos inmersos en una situación difícil en la que solo oímos hablar de recortes, riesgo, crisis… ¿es un buen momento para ser presidente de medicusmundi o hubiese sido más fácil no aceptar la propuesta?

Quedarse en casa siempre es más cómodo. Yo pienso desde siempre que todos tenemos un compromiso con el tiempo que nos toca vivir, un compromiso con las generaciones anteriores a nosotros y su esfuerzo por dejarnos un mundo mejor, y con las generaciones futuras en el sentido de seguir mejorando el mundo.

Hoy en el mundo se produce comida para alimentar a todas las personas de sobra y sin embargo cada día mueren miles de personas de hambre. Hoy la gran mayoría de las enfermedades que hace un siglo mataban de forma masiva o están erradicadas o son prevenibles o perfectamente curables y sin embargo miles de personas sobre todo niños mueren por diarreas, sarampión o malaria.

Con esto quiero señalar que hoy el mundo podría ser muy bueno y sin embargo la desigualdad mata y lo hace por desidia y falta de voluntad política. Por eso el compromiso que decía antes, para mi consiste en hacer lo posible para que este mundo sea justo, acabar con la desigualdad y asegurar que el crecimiento económico insostenible no termine por destruirlo.

¿Es optimista ante el futuro que nos espera?

Si no lo fuera no estaría aquí. Estoy convencido que es posible, que podemos conseguirlo a pesar de los evidentes peligros en forma de guerras en busca de recursos (petróleo, gas, agua, tierra, minerales…), a pesar del cambio climático que tenemos la obligación urgente de detener, a pesar de la falta de democracia, a pesar del riesgo de recaer en populismos y fundamentalismos de cualquier tipo religioso o político. A pesar de todo ello sigo creyendo que es posible.

Un deseo para los próximos años:

Seguir siendo optimista me parece un buen deseo. Que la gente, el 99%, se empieza a movilizar en defensa de sus derechos, porque ese es el camino para que podamos decir que empezamos a ver algún signo de que el mundo va cambiando.

Entrevista realizada por Laura Quintín, de medicusmundi aragón.

Medicus Mundi se une a “Acción por la salud global”

¿Por qué pedimos el 0,1% del PIB para cooperación en salud? Es un cálculo muy simple que nos lo explica en este vídeo el economista Jeffrey Sachs. Una cantidad ridícula para conseguir la universalización de la atención primaria.

Medicus Mundi se ha unido a la red “Acción por la Salud Global” recientemente para reforzar nuestra tarea de incidencia política y contribuir garantizar el Derecho a la Salud en los países empobrecidos.

Cuentos para el agua

El Maratón de Cuentos de Medicus Mundi estará dedicado en 2012, al agua un bien público global que no debe pasar a manos privadas.

El acceso al agua potable no es un privilegio, si no un derecho inseparable del derecho a la salud, que ha de ser garantizado por lo poderes públicos . Defendemos, por tanto, una gestión pública del agua porque es la única que puede garantizar el acceso universal y equitativo a la salud y al buen vivir de las personas.

En el Maratón participarán multitud de narradores que harán las delicias de los más pequeños acercándolos con los cuentos a realidades y vivencias diferentes a las nuestras y transmitiéndoles un mensaje a los niños y niñas que asistan de solidaridad con los más desfavorecidos y compromiso con un mundo más justo. Los niños y niñas asistentes podrán también jugar al Juego del Agua , para sensibilizarse sobre las consecuencias que tiene el no poder consumir agua en buen estado y la importancia de hacer un consumo responsable.

Tienes más información y el programa en la página web de Medicus Mundi.

Nos vamos de concierto

Nos vamos de concierto: El 29 de noviembre neopercusión en el Centro Cultural Galileo y el 2 de diciembre, blues, jazz, charlestón, swing… en el Auditorio Nacional.

La Fundación Non Profit Music acude fiel a su cita anual con la solidaridad, presentando su V Concierto del Día Mundial del SIDA, el próximo día 2 de diciembre. Para esta ocasión cuentan con la colaboración de uno de los grupos de cámara más prestigiosos del panorama musical español, el Trío Arbós, que coincidiendo con la celebración de su 15º aniversario interpretará como programa el repertorio completo de su nuevo CD Play It Again! que se podrá adquirir en primicia en el mismo auditorio, el día del concierto, a favor de medicusmundi.

El Trío Arbós innova una vez más en su repertorio en colaboración con la Fundación Non Profit Music, acercando la música contemporánea a todos los públicos.

Entradas a la venta en taquillas del Auditorio y Servicaixa. Precio único: 15€

Pero antes, el martes 29 de noviembre, se celebrará en el Centro Cultural Galileo un concierto de la Kapustin Band, dentro del XII Ciclo de Conciertos Ritmo Vital “Neovisión“. Los beneficios obtenidos por los discos que se vendan durante este concierto también ayudarán a los proyectos de medicusmundi, así que te animamos a acercarte y a disfrutar de la música.

Escrito por Fran Vega.

Los ganadores del concurso Jóvenes en Busca del Sur disfrutan de su premio en Bolivia

Almudena, Bea, Tariq y Álex. Estos cuatro jóvenes madrileños o estudiantes en Madrid,  han podido comprobar que Bolivia es, ante todo, un país de contrastes. En muy pocas horas han pasado de la altura y el frío de La Paz, al clima cálido y tranquilo de la zona del Beni. Éste es uno de los puntos fuertes del país, pero tiene muchísimos otros.

Por ejemplo, su gente. Agradables, honrados, dispuestos siempre a ayudar. Nos hemos encontrado con muchas personas y  situaciones personales. En la zona del Alto Beni, donde medicusmundi madrid centra su trabajo, hemos visitado varias comunidades, hemos conversado con la gente y nos han contado su situación. En las comunidades de Collana, Ratije, San José, Nuevo Amanecer, Nuevos Horizontes, Yucumo, Villa Copacabana…  medicusmundi madrid ha conseguido llevar agua  y construir baterías de baño para las escuelas, dentro de los municipios de Reyes y Rurrenabaque.

Niños en Rurrenabaque

Hemos podido conocer la ciudad colonial de Potosí, un pedacito de España en Sudamérica, y conocer las condiciones de vida de los mineros de Cerro Rico, nada alentadoras. Se trata de una mina explotada desde el año 1651, a 4300 metros de altura, que sigue abasteciendo plata y zinc.

El Salar de Uyuni nos ha dejado impresionados. Como a todo el que pasa por allí y puede ver el azul del cielo, el refelejo del sol al atardecer, donde parece que se juntan cielo y tierra. Estando allí parado, en medio, observando el espectáculo, no puedes más que abrir la boca.

Lugareño en el Salar de Uyuni

El Lago Titicaca nos ha enseñado la frontera con Perý y cómo un lago se puede disfrazar de mar y hacerte creer que no hay nada más allá de esa mancha de agua que parece no tener fin.

La ciudad de La Paz fue nuestro centro de operaciones y a la que volvimos a pasar los dos últimos días. Dió tiempo a conocer el caos de su tráfico, el encanto de sus calles (siempre en cuesta) y de sus mercados, a pasear y comer un típico plato paceño, entre otras maravillas culinarias bolivianas, a ver cómo es la vida en la gran ciudad. Y el Illimani siempre vigilando la ciudad.

Pero nos quedamos, sobre todo, con la gente. La que conocimos y la que nos faltó por conocer. Y lo que medicusmundi trata de conseguir en la zona: el acceso a la sanidad por parte de todos los ciudadanos.

Mujer en La Paz con la vestimenta típica

Con éste broche final el concurso de sensibilización Jóvenes en Busca del Sur llega a su fin. Creemos que el esfuerzo de las pruebas que los grupos tuvieron que realizar merecieron la pena y nos consta que, los ganadores, han disfrutado a máximo de su premio. Gracias a nuestro coordinador en Bolivia, David Lanza, que ha hecho de guía y nos ha acogido con los brazos abiertos.

El grupo ganador, el personal de medicusmundi madrid y la gente de la comunidad de Ratije

 

Por Ana García